Saltar al contenido

Cordero al Horno con Vino Blanco

Dependiendo del tipo de vino utilizado, esta receta de cordero al horno con vino blanco tendrá un sabor diferente.

receta de cordero al horno con vino blanco

Receta de cordero al horno con vino blanco

Ingredientes:

  • 2 piernas de cordero.
  • 2 vasos de vino blanco.
  • 4 dientes de ajo.
  • 2 cucharadas de vinagre.
  • 1 pastilla de caldo de carne.
  • 2 limones.
  • 2 cebollas.
  • Cuatros patatas.
  • Dos tomates.
  • ½ vaso de agua.
  • Aceite de oliva.

Receta de cordero al horno con vino blanco

Una sencilla receta de cordero al horno con vino blanco es lo que ofrecemos.

  1. Primero, encendemos el horno a 250ºC para calentarlo cuando le ponemos las patas de cordero en unos minutos.
  2. Utilizamos un cuchillo para hacer cortes en las patas del cordero para poder hacerlo mejor por dentro. Añadir sal y pimienta al gusto y colocar en una bandeja que se pueda usar dentro del horno. Bañamos ambos pies con una buena marea de aceite y los horneamos a tiempo durante una hora y media.
  3. En la solución, triturar el cubo de carne antes de convertirlo en polvo, añadir un par de cucharas de vinagre y un vaso de agua. Mezclar bien hasta que se revuelva y verter sobre el cordero en el horno.
  4. Ahora vamos a preparar el caldo de pata de cordero: limpiar bien los caldos para utilizarlos. Limpia los dientes de ajo y lánzalos dentro, vamos a aplastarlos bien hasta que quiten todos los juegos. Luego agregue el vino blanco y escurra ambos limones hasta que suelten todo el jugo (o puede exprimirlos para obtenerlo más eficientemente). Mezclar bien y mezclar bien. Con este caldo bañaremos los pies del cordero, y cada media hora lo volveremos a bañar, a la vez que bañaremos los pies para que estén bien hechos por ambos lados.
  5. Nosotros nos encargamos de la guarnición y de las verduras: pelamos las cebollas, las cortamos en trozos pequeños y luego las cortamos en trozos pequeños (se puede pasar por la trituradora si se desea). Cortar los tomates en cuatro trozos y estos trozos en trozos más pequeños. Continúe haciendo patatas peladas y lavadas bien en agua fría durante unos segundos. Córtelos en trozos, no demasiado gruesos, en Julienne.
  6. Tienes dos opciones: si prefieres patatas y cebollas fritas, ponlas en una cacerola de tomate, y cuando te queden unos 20 minutos, añádelas al plato. Si prefieres un plato frito, abre el horno y saca un poco la bandeja, distribuyéndola en rodajas. Agregue un poco de aceite para los nuevos ingredientes, sal y pimienta al gusto.
  7. Todo lo que tienes que hacer es cocinar el plato, acordándote de bañarlo en el caldo cada media hora y girar las piernas para que esté listo.
  8. Ahora divida las porciones en dos platos y esté listo para comer.

Si desea añadir pimientos verdes y rojos a sus verduras, no añada rayas demasiado gruesas.