Saltar al contenido

Cordero al Horno Tradicional

El cordero al horno es un plato ideal para las comidas familiares o de amigos.

receta de cordero al horno tradicional

Receta de cordero al horno tradicional

Ingredientes

  • 2 patas de cordero.
  • 2 vasos de vino blanco.
  • 4 dientes de ajo.
  • 2 cucharadas de vinagre.
  • 1 pastilla de caldo de carne.
  • 2 limones.
  • 4 patatas.
  • 2 cebollas.
  • 2 tomates.
  • Aceite de oliva.

Preparación de cordero al horno tradicional

  1. Primero hacemos unos cortes en las patas de cordero, para asegurarnos de que la carne se haga bien por dentro cuando la introducimos en el horno.
  2. Encendemos el horno a 250º C para que se precaliente.
  3. Cogemos una bandeja apta para cocinar en horno, ponemos las dos piernas de cordero, añadimos con un buen chorro de aceite sobre ellas, asegurándonos que cubre toda la pierna, para esto podemos utilizar una brocha de cocina. Añadimos sal al gusto y metemos al horno.
  4. En el mortero vamos ponemos los dientes de ajo pelados, con un poquito de aceite. Los machacamos bien. Removemos un poco y con esta mezcla bañamos las patas de cordero. Echamos esta mezcla sobre las patas de cordero.
  5. Ahora prepararemos el caldo con el que cubriremos el cordero; limpiad bien el mortero para eliminar los restos de ajo y echar la pastilla de caldo de carne troceada, la machacamos. Añadimos ½ vaso de agua. Exprimid bien los limones, para extraerles todo el zumo.
  6. Agregamos ahora los dos vasos de vino junto con el vinagre y mezclamos bien hasta lograr una mezcla homogénea. Cada media hora vamos bañando las patas de cordero con este caldo.
  7. Ahora vamos a ocuparnos de las verduras y la guarnición: pelamos la cebolla y procederemos a lavarla bien para que de este modo no nos lloren tanto los ojos, la cortamos en tiras finas. Si queréis, podéis trocearla en trocitos más pequeños o con la trituradora, en el caso de que no os guste mucho sentir el contacto con ella. Luego pelamos los tomates en cuatro partes y esas partes en otros trozos más pequeños. También podéis pasarlo por la trituradora si lo preferís para echarlo como tomate triturado.
  8. Ahora nos ocupamos de las verduras y de la guarnición: limpiamos las cebollas y las enjuagamos bien para que los ojos no lloren tan fuerte, las cortamos en tiras finas. Si lo desea, puede cortarlo en trozos pequeños o con una trituradora en caso de que no quiera sentir contacto con él. A continuación, pelamos los tomates en cuatro partes y estas partes en otros trozos pequeños. También puede pasarla por la trituradora si prefiere tirarla como tomate rallado.
  9. Por último, pelamos y lavamos bien las patatas para que liberen toda la suciedad. Vamos a cortarlos en pedazos, tratando de no hacerlos demasiado gruesos o demasiado delgados.
  10. Abrir el horno, sacar un poco la bandeja y colocar con cuidado todos los ingredientes cortados en la bandeja. Si has aplastado un tomate, puedes ponerlo en las patas del cordero.
  11. Ya listo, vuelva al horno y báñese cada media hora. Asegúrese de mirarlo cuidadosamente para que no le queme y esté listo.